Otaku Mode: ON

Hace exactamente 2 años, 1 mes y 1 un día, compré mi primer dominio. El hosting lo usé para llevar un blog durante todo este tiempo, que si bien no fui tan activo como hubiera deseado, fue una interesante experiencia. Por motivos económicos, he decidido no renovar el hosting este año, por lo que me quedo sin blog y sin dominio. Al momento de escribir esto, el sitio todavía anda por ahí, pues me dan 2 meses para pagar el nuevo año, pero desde ya he decidido reiniciar el blog de nuevo aquí y darle un nuevo enfoque. Además, supongo que servirá como prueba y si esto funciona bien, es posible que después decida volver a comprar un dominio.
De momento, no me siento con muchas ganas de editar ni diseñar, así que lo dejaré un tiempo con uno de los temas por defecto. Desde siempre me he enfocado mucho en el diseño, pecando quizás de dejar un poco en segundo plano al contenido. Dado que en esta ocasión he decidido enfocarme al contenido, haré lo contrario, es decir, dejar el diseño en segundo plano.

Prefiero la calidad sobre la cantidad, pero trataré de escribir frecuentemente. Quizás no escriba todos los días, porque no quiero convertir este blog en otro más de los tantos que ya existen en Internet que no hacen más que copypastearse noticias de anime unos a otros. Para estos momentos, seguramente ya tienes tus propias fuentes de noticias, así es que no es lo que pretendo en este sitio. Lo que pretendo es crear un sitio que genere contenido, que ofrezca opiniones distintas, genere polémica y discusión.
No parece tarea fácil, pero tampoco me molesta intentarlo, porque después de todo, es parte de ser otaku.

Otaku

Seeee, fue la primera imagen que me vino a la mente.

La diferencia fundamental entre un fan común y corriente y un otaku radica, en mi opinión, en algo que me gusta llamar commitment. No es un simple compromiso como la traducción al español sugeriría (y que convertiría mi afán de usar la palabra en inglés en simple mamonería), porque además, no creo apropiado considerarlo “compromiso”: eso sería verlo como una obligación y el hecho de adquirir por disfrutar de ver tus animes favoritos no tendría mucho sentido. Más bien, me refiero a algo muy parecido que en español se le suele llamar “dedicación”. Cuando de verdad te gusta algo, no te conformas con solamente escucharlo o verlo, sino que te gusta investigar sobre la gente que está atrás y lo hacen posible, buscas material relacionado, intentas crear tú tus propias relaciones con otras cosas que te gustan, lo compartes con tus amigos (dentro de lo posible) o por lo menos, con personas que saben que compartirán tus gustos, lo haces parte de tu vida. Hablando específicamente del anime, un verdadero otaku no se limita con ver anime y ya, siempre quiere, en pos de ese gusto, hacer algo más.

Esto es Otaku Mode. Donde mi modo otaku se pone en ON y simplemente, se deja ir. Y tú, ¿ya encendiste tu Otaku Mode?

Mientras esto empieza a cobrar vida, les dejo un wallpaper de Suzumiya Haruhi y Nagato Yuki, porque un poco de haruhiism nunca está de más.

Click para ampliar.

P.D. Por cierto, si alguien desea hacerme el enorme favor de permitirme un intercambio de links, lo agradecería muchísimo. Solo basta con dejar un comentario. Saludos.

Acerca de Pangur Han
Me gusta quejarme y leer libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: