Las leyes del "mundo real" y la Internet

Hace alrededor de un mes, cuando salió la noticia sobre la censura de Twitter y todo el mundo ponía el grito en el cielo, alguien en mi timeline de Twitter hizo el favor de colocar el link a un blog “geek” que ni siquiera mencionaré aquí y que en verdad no entiendo por qué la gente sigue leyendo. Su flamante creador escribió un artículo, donde, entre muchas otras cosas, nos regaló la siguiente frase inmortal:

[…] como sociedad tenemos que entender que las leyes deben de cumplirse tanto en el MundoReal (sic) como en internet […]

En ese entonces, lo único que hice fue copiar la frase en Twitter y comentar que por personas que pensaban de esa manera, era que la gente tenía la osadía de intentar controlar la Internet. Pero creo conveniente ampliar mi opinión al respecto y, además, comentar algunos de los argumentos que usó el autor en dicho artículo.

¿Deben las leyes cumplirse en el mundo real y en la Internet?  Personalmente creo que no, y de ser estrictamente inevitable, pienso que no se debe hacer de la manera en que se intenta hacer actualmente (extrapolando leyes ya existentes al Internet).

Comencemos hablando sobre libertad, una palabra que se asocia muy comúnmente con el concepto de Internet. La primera pregunta obvia es ¿tiene límites la libertad? La libertad es un derecho, y como todos los demás derechos, se termina donde comienza la de los demás. Para mí, uno debería de ser libre de hacer absolutamente lo que se le diera su regalada gana, siempre y cuando no afecte a terceras personas. ¿Escuchando música con volumen alto dentro de tu casa? No hay problema, mientras el sonido no moleste a personas fuera de ella. ¿Fumando? No hay problema mientras no afectes a personas no fumadoras que te rodean. ¿Viendo doujinshis lolicon? No hay problemas mientras lo hagas en la intimidad de tu casa y no afectes a nadie más. Así de sencillo. Pero soy de la idea de que en Internet, nada, nada debe limitar la libertad de expresión, con una excepción que trataré después. Si me dedico a insultar homosexuales o priístas en Twitter, la gente puede darme unfollow o bloquearme y no tiene que soportar mis comentarios. De igual forma en Facebook. Si lo hago en mi blog, es tan fácil como no entrar a leerme. Si envío e-mails de odio  se puede bloquear mi dirección o reportarla como spam.  ¿Pero si todo eso lo hago en plena calle? ¿Si envío cartas o paquetes desagradables directamente a la casa de alguien? ¿Deben taparse los oídos? ¿Alejarse de mí? ¿Cambiarse de casa? Hacer todo eso en el mundo real sí debe ser considerado delito, pero en Internet es una reverenda tontería y no debería existir la censura en ese caso. En países como Alemania es un delito defender al nazismo lo cual me parece una estupidez. Me siento como en la Edad Media cuando hablar en contra de la religión era castigado con la hoguera. Todos sabemos que el nazismo es malo y las desgracias que trajo al mundo, pero mientras no se pongan a matar judíos o la misma cantaleta de siempre, mientras no afecten a nadie, cada quien debería de ser libre de decir lo que se le dé la gana. La mejor forma de anular una idea no es silenciándola, es refutándola con argumentos y con acciones, dando buenas clases de historia a los jóvenes alemanes en lugar de prohibirles cosas.  Y ése es el tipo de cosas que censurará Twitter. Al final, lo que haga o deje de hacer Twitter es muy su problema, ellos son los proveedores del servicio y nosotros como usuarios del mismo debemos sujetarnos a sus condiciones. Pero decir que van a censurar para cumplir con las leyes de los gobiernos es lo que no debería ser así, un servicio en Internet de la naturaleza de Twitter no tendría que responder a leyes que no están hechas explícitamente para ello.

Mencioné una excepción a la libertad de expresión en Internet. En el artículo que les digo, en algún momento el autor ponía además del ejemplo del nazismo, el de la pornografía infantil. Hay una diferencia entre la pornografía infantil y los ejemplos que mencioné anteriormente. Puedo insultar o discriminar a alguien en Twitter sin hacerlo en el mundo real. Pero para poder subir fotografías de pornografía infantil a Internet, necesito haber tomado antes esas fotografías. Necesito antes haber secuestrado y/u obligado a menores de edad a hacer algo que no querían o que no entendían. Eso es lo que constituye el delito. Subir pornografía infantil a Internet está mal y debe ser perseguido no por la acción de subir el material en sí, sino por el crimen que ya se está cometiendo para obtener ese material. Porque la pornografía infantil afecta a niños del mundo real. Es decir, es lo mismo que he venido diciendo en todo el post: si una acción no constituye un delito en el mundo real, no debería serlo en Internet. Si están pensando en la difamación, la calumnia y esas cosas, no deberían ser delitos en el mundo real para empezar, en muchos países ya no lo es (incluyendo, por difícil que parezca de creer, México). Los llamados delitos informáticos representan en su mayoría robo de información, robo que es perjudicial para los dueños de dicha información en el mundo real.

Además de la libertad de expresión, el otro tema recurrente respecto a la ilegalidad de acciones en Internet es el compartir archivos en la red. Discutir sobre la utilidad del copyright y sobre distintos ejemplos en donde la piratería en realidad ayuda a incrementar las ventas sería una discusión eterna, lo que si podría afirmar por lo menos de forma personal, es que el bajar anime, música o películas de Internet se debe más a la falta de medios para conseguir el material que a la falta de dinero. La última vez que compré un disco físico creo que fue una compilación de Glenn Miller pero no estoy seguro, fue hace alrededor de un año. ¿Planeo comprar algún disco físico pronto? De hecho sí, me muero de ganas por tener el soundtrack de la película de Watchmen. Se me ha olvidado buscarlo, pero el disco es excelente y quiero tenerlo en físico. Y pienso comprarle un disco a mi novia en unos días, ya tengo ahí el dinero y todo, no diré cuál por si llegara a leer esto, pero sí puedo decir que tampoco es reciente, ni siquiera es de los últimos 20 años. Si nada más voy a comprar dos discos en un año ¿significa que no escucho música? Claro que no, escucho mucha música, simplemente no ha habido recientemente ningún disco que me guste lo suficiente como para pagar 150 pesos o más por él. Además, la música reciente que escucho es, como se podrán dar cuenta por las recomendaciones musicales de este blog, en su mayoría japonesa. No tengo tarjeta de crédito o cuenta en Paypal para comprar por Internet, y comprar discos de música japonesa a los pocos puestos que llegan a vender aquí en México o en las convenciones sale al doble o al triple del precio original y siempre te deja dudas sobre si el material que estás comprando es original o no. A pesar de ello, me las he arreglado para comprar varios discos de música japonesa originales. La cuestión es, que todo eso es, como dicen los gringos, un dolor en el trasero. ¿Por qué no puedo simplemente ir a la tienda de discos de la esquina a comprar el nuevo disco de Perfume o de Kalafina? En mi caso personal y sé que para mucha gente también, el hecho de bajar cosas de Internet es porque no hay otra forma más fácil de conseguirlos o porque los precios de ciertos productos, como los videojuegos, se eleva mucho sobre su precio original en cuanto llega a México. Porque en Internet todo se tiene que pagar con tarjeta de crédito y yo no puedo, y cuando pueda, no pienso sacarme una. Una tontería eso de gastar dinero que no tienes y/o pagarle al banco por comprar cosas con tu dinero. Eliminar la piratería física en el mundo real es mucho más fácil y por lo menos aquí en México, nadie se preocupa. En lugar de poner multas altísimas por descargar contenido de Internet como quiere el senador Doring aquí en México, debería ir al centro histórico a quitar a todos esos tipos que venden software y música pirata en las calles delante de los policías sin que éstos hagan nada. Ellos sí obtienen una ganancia vendiendo sus productos, incluso los que son gratis en Internet, como varias distribuciones de Linux. Lo que hacemos al compartir gratuitamente en Internet es como cuando compras una película y se la prestas a un amigo. Si a tu amigo le gusta y la quiere volver a ver, la va a comprar, si no, pues no. Para mí, mientras no haya dinero de por medio en lo que bajas o subes de Internet, no debería considerarse un delito. Pero bueno, la discusión sobre la piratería da para mucho y realmente no es el tema principal de este post, así que terminaré diciendo que la distribución de archivos por Internet no se acabará nunca, pero sí disminuiría o se traduciría en ganancias si las mismas empresas nos dieran más formas de acceder a sus productos acordes a la nueva época digital en que vivimos.

No se me ocurre ningún caso (pueden darme ideas en sus comentarios) donde realmente sea necesario tipificar alguna acción en Internet como delito sin que ésta tenga consecuencias en el mundo real. Pero de ser estrictamente necesario, deben de formularse nuevas leyes específicamente pensadas para la Internet, no simplemente agregar cláusulas a una ley que fue hecha para el mundo real. La razón es de lo más sencilla: el mundo real y la Internet no funcionan igual. En Internet tenemos identidades anónimas, o podemos asumir otra identidad, o tener un indefinido número de identidades distintas. Podemos conectarnos desde distintas computadoras o dispositivos, de lugares diferentes, podemos usar proxies, etcétera. Una misma dirección de correo o una cuenta de Twitter pueden ser usadas por varias personas al mismo tiempo. Si en Internet el concepto de persona es distinto al mundo real y, como lo he venido expresando en este post, claramente el concepto de delito es distinto al del mundo real, entonces también las leyes en Internet deben representar algo distinto a lo que representan en el mundo real.

Todo esto únicamente representa, por supuesto, mi opinión muy personal  y bastante breve sobre el tema. Puedo estar equivocado. Ustedes pueden no estar de acuerdo conmigo, de hecho, sería lo normal. Así que me gustaría que tanto si están o  no de acuerdo conmigo, lo expresaran en sus comentarios, que para eso son.

Acerca de Pangur Han
Me gusta quejarme y leer libros.

One Response to Las leyes del "mundo real" y la Internet

  1. Pashi-kun dice:

    Tienes mucha razón yo también pienso lo mismo, si no hay dinero de por medio al descargar cosas de internet esto no es delito, no lo entiendo nos limitan las descargas pero no hacen nada por los que venden pirateria en las calles, ellos si son delincuentes, siempre USA quiere estar sobre todos…. Somos libres de hacer lo que se nos antoje en internet, pero como dices, siempre y cuando no afectemos a terceras personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: