Los otakus y las cosas que guardamos

Si algo tenemos muy arraigado en la cultura occidental, y que me ha tocado vivir de forma muy especial en México, es esa mala costumbre de guardar todo. Guardamos el angelito de recuerdo del bautizo (que no sirve para nada), los trastecitos de plástico de la crema o del yogurt de litro, la caja de los zapatos nuevos que terminamos ocupando para guardar más cosas, en fin, guardamos una infinidad de cosas inútiles y otras más que decimos “por si se llegan a ocupar después“. Nos duele deshacernos de las cosas porque en su momento nos costaron mucho dinero, o nos las regaló alguien especial, o en algunas ocasiones, por pura envidia de no querer dárselas a alguien más que quizá si las necesita. Esto también se ve traducido al mundo digital: nos duele eliminar cosas. Compramos torres y torres de DVDs vírgenes, queremos discos duros cada vez de más capacidad para que nos quepan más cosas. Esto tiene que ver, supongo, con esa mentalidad que tenemos los seres humanos actualmente de que lo que tenemos nos define. La reciente y creciente popularidad de los productos de Apple es otro reflejo de esto mismo. Pero me desvío del tema, hablaba sobre guardar cosas.  Esto es Otaku Mode así que, como ya he hecho anteriormente con otras cosas, en esta ocasión abordaremos este tema pero desde un punto de vista otaku: discos duros llenos de anime con la mejor calidad de video posible, cajas debajo de la cama llenas de tomos de mangas, torres y torres de DVDs de videojuegos que hace años pasamos y seguramente no hemos vuelto a jugar… ¿De verdad necesitamos guardar todo eso? ¿De verdad necesitamos guardar las cosas?

Leer más de esta entrada

Anuncios